Es curioso, pero justo en el momento del año en el que disfrutamos de las vacaciones y estamos más relajados, dormimos peor. Estos consejos te ayudarán a descansar mejor.

 
Respeta los horarios

Procura acostarte y levantarte siempre a la misma hora. La variación de rutinas y por consiguiente de horarios favorece el insomnio.

 
No duermas durante el día

Tumbarnos en la playa, en la piscina, descansar un rato en el sofá después de comer… son momentos y actividades que favorecen el sueño. Sin embargo, si te dejas llevar, es posible que cuando busques el sueño nocturno, sea complicado conciliarlo.

 
Haz ejercicio diariamente a primera hora del día

Si las vacaciones te parecen un buen momento para realizar alguna actividad física, no la practiques justo antes de acostarte ya que estimula y el cuerpo tardará varias horas en relajase. Las primeras horas del día son las mejores para llevar a cabo cualquier actividad.

 
Evita comidas copiosas

Acostarse con hambre es un error, pero tratar de dormir después de haber disfrutado de una comida copiosa puede impedir la conciliación del sueño.

 
Reduce o elimina los estimulantes sociales

Café, té, refrescos de cola, tabaco… Especialmente en las horas previas al sueño, evita tomar cualquier bebida que resulte estimulante. En el caso del alcohol, aunque en principio produce sopor, durante la noche puede producir insomnio.

 
Controla el ambiente donde vas a dormir

Trata de que reine el silencio, que haya una temperatura adecuada (alrededor de 24º), oscuridad, colores sedantes…

 
Utiliza ropa cómoda

Evita las prendas con botones que puedan molestarte, y sobre todo opta por tejidos transpirables, que nos permitan movernos durante el sueño.

 
La información de este post proviene del sitio web de decoestilo.com del 23 de junio. La foto es de Freepik.

Sigue nuestros artículos relativos al hogar en nuestro blog, encontrarás muchos consejos útiles como: Velas para iluminar tu jardín este verano.

Pin It on Pinterest

Share This