El periódico económico Expansión publicó el día 30 de abril un artículo con consejos sobre como negociar una hipoteca con el banco. Hoy nos hacemos echo de dicho artículo.

Durante el estallido de la burbuja inmobiliaria, que se produjo en España en 2008, el euríbor alcanzó el máximo histórico hasta llegar al 5,393%. Este pico concluyó con el inicio de una crisis en la que los ciudadanos comenzaban a encontrarse con las primeras dificultades para hacerse cargo de sus hipotecas. Para equilibrar esta coyuntura se malvendieron muchas viviendas con tal de que el comprador se hiciese cargo de su deuda.

Entre 2008 y 2015, un escaso 5% de las hipotecas firmadas en España tenían un tipo de interés fijo, es decir, quedaban protegidas frente a una posible subida del euríbor. Durante esos años se firmaron 3,35 millones de hipotecas. Únicamente 160.700 con interés fijo.

Los indicios de mejora económica y la recuperación de la estabilidad laboral, están favoreciendo la compra de viviendas y cada vez se conceden y se firman más hipotecas en nuestro país.

Parece un buen momento para comprar hacerse construir una casa y pedir, si se necesita, un crédito hipotecario. Los bancos están empezando a mejorar las condiciones en la oferta y el consumidor puede llegar a pagar una cuota más baja incluso que la que supondría un alquiler.

Pero hay algunos consejos que hay que seguir para negociar una hipoteca. Según los expertos, las negociaciones son posibles, pero mejor si se cuenta con algún tipo de formación financiera o con un asesor o experto en finanzas.

Fintonic ha elaborado una lista de consejos para negociar un crédito hipotecario de la mejor forma.

  • Para empezar, hay que hacer una comparativa de hipotecas. Tanto si se quiere firmar una nueva, como si se quiere cambiar la que se tenía, internet puede ayudar ya que alberga un gran número de comparadores que facilitan la tarea de búsqueda del contrato ideal.
  • Los ahorros son fundamentales. Tener un dinero para abonar de entrada es imprescindible para demandar mejores condiciones. Los clientes con más capacidad de presionar a la baja en los bancos son los que tienen las rentas más altas.
  • Negociar los servicios y productos. Domiciliar la nómina o los recibos con la entidad bancaria con la que se quiere firmar la hipoteca puede permite evitar tener que firmar un seguro de vida o de hogar con la propia entidad como condición. Un seguro de vida en una hipoteca, por ejemplo de media 20 años, puede suponer una prima de 20.000 euros más.
  • Evitar cláusulas suelo que fijan un tipo mínimo del 0% o superior. Los tipos negativos han representado una oportunidad única.
  • Tener dinero para los gastos. Además de la hipoteca, el candidato al préstamo debe de contar con que pagará un 10% más del valor en concepto de gastos. Si no cuenta con ese dinero, puede que tenga que presentar un avalista.
  • Tener en cuenta los gastos de notaría. Otro de los gastos ineludibles es el que corresponde a notaría. Los precios de los notarios son variables, así que se aconseja negociar con la entidad bancaria para poder elegir el notario. En caso de que, por el motivo que sea, la elija el banco, hay que revisar el borrador unos días antes de la firma para asegurarse de que no hay ninguna condición u obligación que no tuviera presente.

Evidentemente, solo son unos consejos básicos y, como hemos comentado anteriormente, es mejor poder contar con una persona o entidad de confianza con los debidos conocimientos para asesorar.

Para los que compran casas de nueva construcción, en algunos casos el promotor puede ayudar al comprador. Es el caso de Justo Quesada. Con más de 40 años de experiencia, la empresa aconseja y acompaña a sus clientes durante el proceso de compra, desde el diseño de la casa hasta el servicio post-venta e incluso puede presentar el cliente al banco.

La confianza en este tipo de transacción es primordial y Justo Quesada nunca defrauda esta confianza.

Más información sobre los servicios de Justo Quesada: http://es.justoquesada.com/por-que-justo-quesada/.

Pin It on Pinterest

Share This